viernes, 21 de noviembre de 2014

tres momentos

Primer momento, estar
ni adelantados en el tiempo
ni colgados de lo sucedido
   estar a tiempo
Segundo momento, invertir...
para variar el punto de vista
Invertir: volver hacia arriba lo que estaba por debajo.
emerger , posibilitar la superficie.
- pausas en el silencio, dejar decir al viento-
Tercer momento, respirar...
Te sentís perdida con ganas de patear el tablero.
Tempestades en tu interior, pudiste ser de otra manera
pero te despreciaste brindándote para el uso.
Tercer momento, respirar
¿y ahora? ¿porqué el  castigo?
Alguien no responde al llamado de la urgencia interna
Sobrevellevar el día, roguemos.
-soledad profunda, extravío-
Segundo momento, invertir...para variar el punto de vista
Destrozada, tanto desamor y preguntas estériles acerca del querer
y al final es tu olvido de ti. Un nuevo e igual fracaso, igual al de
siempre...un desprecio, falta de valor, la franqueza con la cual abordás la tristeza sumergiente.
Primer momento, estar
asesinar lo que es despreciable y estar
ni adelantados en el tiempo
ni colgados de lo sucedido
estar a tiempo.-

Infinito Reverso

Todo tiene un revés
También tus sensaciones pueden ser reversibles.
Todo lo que existe tiene un revés.
El espacio es reversible...Infinito Reverso.
(Que los ojos se vuelvan a mirar en el cariño de ser vistos)
Castigo multiplicado cuando el valor comienza a suceder.
Tanto miedo de perder y sinoesnoes.
Ruje apocalipsis, no hay respiración.
Aprecio, con valor
y desprecio, sin valor.

Buenos augurios

Bueno augurios, a pesar del gris devenir del día y de la noche anterior.
Nuevos caminos han sido trazados, respuestas inesperadas.
Pacientemente hilvanar, permitir le al sentido deslizarse entre la comisura
de las noches.
Buenos augurios atravesar la incertidumbre e ir hilvanando pacientemente
esta duración. Sucede que en lo idéntico desaparece el deseo.
Una grieta, un hundimiento en la corteza te permite respirar un afuera
desconocido que viene a obsequiarte con lo nuevo.
Poder entrar y salir sin desaparecerte cada vez.

martes, 2 de septiembre de 2014

Me tomé el 76 al revés

Han pasado muchos días, ha  pasado la hora indicada...
Liberemos nos, no más jóvenes atados en los confines de la ciudad y no más voces deteriorando su identidad.
¿Igual o distinto?
Era necesario atravesar y ver... Acá, realmente existe una pobreza que da ganas de llorar.
Las cabezas aniquiladas por tener que consumir los deshechos del mercado de consumo ya podrido y encima residual.
-me duelen estos pensamientos-
Se deshacen como alas de polillas las verdades. Se deshilachan tus categorías,el tejido social está quebrado. Dan ganas de llorar.
-Tu vida, tu vida, nuestro mundo...El día que nos demos a luz, que sea por amor-
Hoy, unas profundas ganas de alzar vuelo y mirar tranquilamente un río transcurrir
tras la frondosa vegetación. Sí volara lo haría como  bajando por Bolivar en el Parque Lezama,
dejándome deslizar en una corriente de aire y ahí mismo iría viajando de aire en aire,
convencida del rostro sosegado de vuelo.

viernes, 22 de agosto de 2014

Un pullover azul

Para Esteban

Imaginate...
Descorrer, como si se tratara de una cortina, el tiempo, no como mirar una vieja foto, más bien como entrar en el tiempo. Justo en el momento en que las cosas de la vida, la familia, el trabajo, las amistades, el sentimiento amoroso, pedían a gritos una nueva posición...Encontrar otra manera, de eso se trataba.
Te metiste en el tiempo como si tocaras su fibra íntima, la experiencia, y entonces la noche que para esa altura era desubicada, el breve verano en el invierno...lo cubrió todo, un cuerpo con la piel expuesta, un vestido y el espacio circundante, todo de azul, de ese que deseas tanto, un pullover azul como la noche, como esa noche que lo cubriría todo arrastrando hasta hoy y en la superficie algo íntimamente guardado.

¿Cuánto tuviste de extranjera todos estos años o ayer en el recuerdo descubierto? ¿Qué es lo propio?
Ayer pensaste que la noche era propia de la felicidad (así, de ese modo debía ser estar íntimamente tranquilo), el olor flotaba en el aire congeniando en perfecta armonía con el azul y las copas de los árboles confundidas por la seudo primavera que volvía la mirada extrañada por la alegría floreciendo.
Y la noche de ayer, fue como otra noche, una de hace todos los tiempos en la que perfumada recientemente por tu florecimiento salías a la calles de ese mismo barrio y podrías jurar que anoche fue un fragmento de la noche, un pedacito de esa noche de hace toda una vida.
Y por esa casualidad, si es que existe semejante cosa, o causalidades de la vida miraste el lugar exacto en el que había comenzado la vida.
No como quien mira una vieja foto sino como quien encuentra un espacio de tiempo (azul como una noche de verano en invierno) flotando dispersa en la aventura infinita del tiempo, de tocar la experiencia del tiempo, dislocarla y volver a sacar el colchón al balcón y luego (recursamos el tiempo, justo ahora que había necesidad) darte cuenta que desde aquel recuerdo había viajado él, que paseaba en bici, que silencioso como era también llegaba hasta ese presente de antigüedad sin medida de tiempo. Por ese entonces, te creaste un mundo para tener, para que sea posible una infancia. Te dibujaste una rayuela en la puerta de esa casa que volviste a visitar anoche, y jugaste todo el día, luego sentadita, florecida en el umbral, ya llegaría alguién a casa, no había olvido había infancia.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Controlcécontrolvé/Patrimonio

La primera desconexión, un recorrido.
Para robar historias de amor es necesario volver extraño el recuerdo. Quizás actualizarlo,  el recorrido va adentrándose en la experiencia y al llegar a...pongamos por ejemplo un centro, que puede ser un costado según como se lo mire, al llegar al centro, el onírico paisaje de la noche, la que se sueña a si misma, sucede lo que esperábamos que sucediera MUJERES-PERRO, una ruptura en la sistematicidad generó la dislocación. Toda maquina posee y muestra su falla y en la maquina de ensoñaciones que exhala la noche permite a la expresión ser como pueda ser.
¡Un momento! ¿¡Quién está dislocado!? O soy yo la maquina que falla, mi percepción se desintegra.
Y que cosa es la perfección sino la ruptura de toda habitualidad, porque suena bien y porque es cierto.
Una maquina de soñar, los prisioneros de la noche, relieves nocturnos, son furtivamente atrapados bajo sonoros deslizamientos adheridos al espacio. Presente adhesivo.
Tibios, volumétricos hombres, perpetúan un sueño, adheridos a un presente (algún presente).
Museo de cera, devuelve la vida a los durmientes...lo posible es deshilvanar.
Ctrl X. Borrar

lunes, 7 de julio de 2014

Un ventilador en el placard

Hombre pintado de verde
en medio de la cuadra, aguarda rezagado por ti...
se levanta gigantesco
se eleva y desprende de él esa hora de la noche.


lunes, 23 de junio de 2014

Eucaliptus

¿Desórdenes? ¿Ordenes?
Me tiro rodando de esta ventana desde hace todas las noches...
Me olvido,
olvido que la naturaleza es oportuna, siempre;
que la finalidad es perseverar toda la mañana.
Oraciones y tempestades subjuntivas.

Habías ideado otra manera, una nueva familiaridad
y se escabulle...de tal forma mueve la tela espontánea...
de tu ser serán las ferias
Te sentís ...caes y entonces
la palabra culpa es una espina en la médula de la familia social
y las noches esparcidas de nebulosas corrientes azules
Quiero que sea...
ver por un instante unos contornos definidos
sostener hasta que cambie la manera de sostener
y entonces sostener de otro modo.




jueves, 5 de junio de 2014

Mal de Ojo


¿Qué fueron esas luces?
quedar retenido dentro de un espejo...
él, que debe señalar hacia fuera
me muestra  hacia dentro
durando durante el reflejo.

Él, me muestra las noches
me convida una magia oscura,
que... acaso ¿ no sabe que posée...?
y me convida un olvido reseco
que dibuja grietas
en la piel, en la boca.

¿Quién mira a través de esa desaparición?


jueves, 29 de mayo de 2014

Desagravio nocturno


No había dobleces,
aniquilados los dobles
No había inocencia
el niño estaba muerto
No había amor
el amor había desesperado
y los hombres
dejaron pasar el tiempo
y la edad primera
se río en tu cara...
¿te da risa mi ilusión?
 morite!

lunes, 26 de mayo de 2014

Indiferencia


¿Qué importa  lo que alguna vez fue?
Cada tanto el recuerdo duele por todo intento de olvido.
Y se hace presente esta falta de entusiasmo
 por lo que ya no ...
-sabremos que vendrá-
¿Y qué importa lo que fuiste?
Si los hermanos se retiran,
si lo que era no era tanto
si la mañana que te recuerda, te olvida
-en forma simultánea-
si se escabulle dejándote la burla de sentir el mundo
-por un rato de sol y viento en la cara-
y despertar sin saber que es lo importante...
y olvidar...
-se abren y se cierran las posibilidades-
y sucede irremediable el tiempo.
Es lo que quieras que sea


viernes, 2 de mayo de 2014

Brian, como suena

Como suena, sin más vuelta.
Corta la bocha.
Acostadito se termina la historia...
-sigo sin entender-
ese pequeño rincón del comedor
...y tan absurdo que  es todo...
de esto se trataba lo siniestro;
de observar yacer frente nuestro
las posibilidades concretas
¿...te animás a imaginar?
luz y misterio
música amarilla, pálida,
brisa inverosímil
trataste de mirar por la ventana
-había ventana-
mirar hacia afuera con animo de contemplación
aun cuando no hay nada para ver
luz y misterio
perdimos la memoria
de tus jóvenes días.
( Mayo de 2014 Barrio Ramón Carrillo, Villa 1-11-14, para Brian que fue asesinado de un tiro en la cabeza  el  1 de Mayo a los 15 años de edad era alumno de primer año de la escuela 6 DE 19)

martes, 15 de abril de 2014

posibilidad

y en medio de la noche
el cielo me hizo dudar del sueño.
Un fragmento de color en la negra superficie
anaranjado, el fuego encendiendo la duda
por lo pequeño contrastando lo inmenso...
y en medio de la noche
alguna imaginería para los llanos tiempos que corren
abrir los ojos, ver una semilla abriendo  la noche.

(2104...un día de optimismo de principios de abril, estaba bien el ocre de lo que acontecía)

domingo, 13 de abril de 2014

La quinta temporada

Lo eterno no era más que una ilusión desdibujada, por eso acaricié al jazmín.
Rogué: ¡Qué mi madre nunca muera! ¡Qué los hombres fueran por siempre!;
Y yo, correr por inmensos campos ensañada con el otoño, abrazada a las piernas de los mayores, plegada tibiamente, es decir acurrucada entre dos sillas en medio de los grandes. Si... creía en la luna que me regaló un gigante.
La travesía temerosa hacia lo otro, la noche seguiría siendo oscura.
Ahí, en ese lugar, este afán por señalar, que es posible que en tus ojos estés estando, ( mortalmente desgarrado)  tu angustia es cierta y la mía también.
Estoy esperando..PARADA...ESPERANDO, poder rozarte e impregnarme e impregnarnos así, exactamente, de ese modo, de cualquier cosa que sea cierta. Incluso también de toda la redundancia posible. Buen día, con la ropa grande, mi ropa de tu angustia (realizada), por lo erróneamente intuido- opaco de tu pensamiento, resultado de un error en las formas. Me dispuse a extrañarte y a decir...Para ser sincero, cuanta vanidad en una cara de dolor. Este es el recuadro final de las vacilaciones.
-tanta incertidumbre en los sueños, si supieras...- Seres  extraños en nosotros, el peligro. A punto de no ser.
Porvenir:  es encontrarse solo en el dolor
(2005, perdido y redundante inútil de rescatar, rescatado).





jueves, 10 de abril de 2014

suciedad

Caribdis y Escila.
Estrecho del mar
 -me escondes criaturas horrorosas-
cantos de sirena llegaron desde las costas uruguayas...
recordaría el dolor
y la marea subiendo hasta la mitad de la cara
o era ese baño del que presentías los insectos ahogados
por el agua estancada de aceites
-cantos de sirena-
rumores de la muerte decidida,
mirándote a los ojos llegaba la burla;
la inocencia sostenida
con la mitad de la cara tapada por el agua gris y espesa
los deshechos arrojados a la rejilla.
-miseria de familia numerosa-
La inocencia se tiró desde el balcón
mirándote a los ojos.

domingo, 6 de abril de 2014

2005 odisea del espacio

Ser también en las pésimas elecciones
la avidez del error
pequeña partícula, vida respirando
¡el aire lejano!
                      good time

conmovertumirada
entrarentupensamiento

                  de tu boca los pájaros desprendieron
todo el movimiento transformado

                   perdídasviejasropas

despertar de las células dormidas
todas esas miradas opresoras que acusabas
todo lo diminuto,
acariciando el desvalido sentimiento
Amarga la luz de la conciencia...
son estos días
son estos tiempos

vaporosa realidad
ser en las peores elecciones
fragmento de un tiempo bloqueado.
Un fragmento de color en la negra superficie.

(en un cuaderno al lado de Macbeth en el año 2005)

sábado, 29 de marzo de 2014

11 21

SUMERGIR EL PUNTO SATURADO DE LA NOCHE
IRREMEDIABLE CIRCUNSTANCIA
TRASLÚCIDA CAPA ESPESA DEL PASADO

El regreso

Impresa inutilidad 
placidez de un despertar.
Ya no más un agotador comienzo.
Había pasado todo.
Distancio lo que toco y
los días se retuercen
tan reales, tan perdidos.
Te golpeó lo que generaste en otros.
Impactada
Volvió.

lunes, 24 de marzo de 2014

Renuncia


...Cantos de sirena, sonaban dulces recuerdos
de las fantasías que alimentaron un mundo...
Renuncias maritimas,
salitres espejos.

lunes, 10 de marzo de 2014

Azul eléctrico

Llegaba, se deslizaba suavemente
como un pedacito de danza olvidada
Llegaba y deslizaba el pasado hacia el presente
como un fragmento de color en la negra superficie.
Llegaba, se contorneaba suave. Volvía visible lo profundo.
Y se retiraba... primero con el día;
agarraba el color y lo sumergía hacia el volumen
espeso de la noche.
Se retiraba, luego,con la noche
se llevaba los contrastes del silencio,
...te arrañaba un recuerdo...
¿cuándo había sido la noche?
podría ser un sueño
no era capaz de sostener más que el propio peso
¿ de qué se trataba esto nuevo
arrastrado del sinfin de la noche y del día?
...ya pasó todo...
ya pasamos del sueño.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Nicanor y Serafina

(Una conversación de las miradas)
...Tocamos el cielo y la tierra. Nuestra piel se irá endureciendo al paso del tiempo. Como viejos recuerdos, antigua es nuestra edad. Del color y la tierra, seremos el espacio abriéndose paso en la luz...

En abril dirigimos nuestras manos al infinito, entendimos que tocar el aire con la suavidad del color de la primavera que acababa de suceder era una sensación temprana que nos vino a enseñar algunas verdades de la luz y de la sombra.
Nos fuimos aferrando, profundamente, a una tierra que nos dejara expandirnos y crecer en busca de un cielo oportuno. Estábamos creciendo juntos, vos tenías en las manos la vitalidad de la madera y yo los nutrientes para crecer. Sabíamos y ya sin palabras; de un arrullo como un canto...  nos complacía la comunión de nuestros jóvenes días. Con aquel amigo liviano y mensajero nos sacudimos los deseos de seguir nutriendo de novedad el suelo.Cada mañana el color nos vestía y en la tarde abrazábamos a los niños que jugaban con los verdes y perfumados retoños de un abril  -¿aquel abril?-.
Si de esta existencia perfumada con el eco de las horas y de los vuelos que hemos visto suceder - siempre hacia la luz- si de este mirarnos ir yendo, tomando el agua de la lluvia que caía en goteras del techo del patio que armaste sabiendo de la madera como si fueras ella, si de sacudirnos con el viento un otoño prometía florecer...entonces- cada vez -se alegraba el suelo con la fascinación de los niños por encontrar entre las ramitas, la tierra y las raíces un fruto que había sido verde y que ahora guardara en su interior un tierno secreto que sería la alegría del próximo invierno de todos los ojos mínimos que acudieran presurosos a encontrar bajo la sombra de una mañana,  un manjar escondido dentro de una cáscara.
En verano dibujamos en el piso, con la sombra y la luz, frescos entramados, y con el viento  jugamos a hacernos cosquillas en la corteza. Me hacías cosquillas a la tarde y se me caían las nueces de las manos (me he vuelto algo vieja pero guardo entre mis dedos algunas lluvias, algunas vastedades). Respiramos, respiramos......profundamente... llenando de perfume el pecho. Bajo esta fresca sombra, nos fuimos expandiendo y hacia lo alto, cubriendo el fondo de la casa, llegamos a tocarnos las ramas de las amplias manos, extendidas hasta la ultima hoja de nuestra copa.
.
Nuestra piel fue dibujando el tiempo con marcas, huellas de una edad, recordando la existencia.
-  Siempre cerca tu sombra de la mía, reconozco tu textura, tu historia, tu manera de tocar la tierra. Nada sabemos de palabras, la historia la contamos con el viento de este valle.-

Queríamos recordar esta vieja rama, -mirala bien...sobre esta vieja rama.... se ha  posado el sol.
 ¿Recordas, viejo compañero?. -una risa estrepitosa-.
Estábamos sacudiéndonos con gracia  las cosquillas que nos hacía una gota al deslizarse por nuestros brazos. Sentía la tibieza de un abrazo infinito, me nutría por dentro, -dulce y cálido compañero. ¡Qué perfume ahora desprendido!...-estábamos juntos dando sombra a aquellos niños; y  me sentí tan viva, tenía sabor a luz y a tierra. Al abrazo fecundo de esa hora sucumbieron los antiguos dolores del Valle, silencioso, agobiado por las piedras insoladas y sedientas. Reverdecimos, nos iluminamos, fuimos fecundos, las risas nos llegaban desde los pies, una mano chiquita se deslizaba recorriendo la textura de nuestra forma de ser.
-Era la primera lluvia del otoño y un fresco primer sol-.
Expandimos nuestros brazos y pies, crecimos, fuimos jóvenes y fuertes, nos deleitamos con las manos mínimas  que iban recogiendo disparates del suelo de la risa que me causaban tus cosquillas. Me conmovió la plenitud de esas horas y me brotaron alegrías por todo el cuerpo.
- Me tocaste con tu risa y yo respondí estrepitosa- .
¿Podías imaginar entonces que nuestra casa iba a ser el fruto del tiempo y de las manos fuertes? ...madera y nueces.

Había que olvidar, pues el sonido ya no se apagaría nunca.Olvidar... miserias humanas invadieron el valle con la luz nocturna colgada de un hilo, recortaron la tierra, los grandes carros cercenaron el paisaje, ¿Por qué no callaba nunca ese sonido? Maquinas, cables, gente por todos lados, la caña de azúcar incendiada, no tenían más trabajo mis manos...El algarrobo, ¿quién tenía el tesón, el amor de labrar su textura, de oler su perfume, de ver su interior, los dibujos de su piel algarrobada, de hacer con él los cimientos de un patio, las vigas de una casa ? labranzas de la madera.
 E iban avanzando sobre nuestro patio, querían entrar en nuestra sombra, recortarnos los hijos, quitarnos la risa que nos daba alimento para continuar protegiendo un pedacito de Valle. Es la historia de los hombres, fue nuestra historia también, ¿te acordas? . Cuando eramos hombres y cambiábamos el trabajo de nuestras manos por un metal ridículo que servía para comprar la luz que pendía de un hilo. Había que negociar, pues los hijos crecían en este mundo,  nos aturdimos y poco a poco dejamos de escuchar. Una maquina incesante se acercaba cada vez más a las ventanas del patio, entraba el sonido por todas las aberturas del Valle, nos avanzaban porque eramos viejos y teníamos el color de la madera, nos confundían, querían desarraigarnos. Aquella noche lloramos, fue un invierno crudo, el Valle tomado por el sonido que no era de los pájaros ni del viento ni de los frutos al caer,  un sonido que no era el de mi mano golpeando la cáscara de esa nuez para abrirla y ver si tendríamos frutos secos ese invierno...lloramos mucho, tanto que los baldes del patio rebalsaron, se salía el agua de los grifos, goteaba el techo por todos lados, inundado el patio y el fondo de la casa (un mar de lagrimas como el cauce de un río), las raíces de los árboles se agarraron profundamente en la tierra, afianzaron su sombra en el fondo y se metieron por debajo de nuestro cuarto, envolvieron nuestra cama, perfumaron la noche y la luna nos mostró un guiño de luz por la ventana, no era un guiño pendiendo de un hilo, era la luna del Valle que se acercaba a regalarnos la noche. Nos compartieron el silencio nocturno y nos quedamos allí, escuchándonos con la mirada.

Hoy hablamos casi como si respirásemos, poco nos hace falta para comprender. Compartimos este espacio de tierra y crecemos dando una sombra fresca a las viajeras que llegan agobiadas por un mediodía cansado de caminar cuesta arriba buscando quien sabe ...que! en el fondo de que cosa. 



Sabemos de esos misterios en el fondo de nuestro patio y los guardamos en secreto. El viento es quien enuncia y hay que saber oír lo que no se escucha y hay que saber leer lo que no se escribe con palabras.
Por esa mueca de alegría que nos hicimos con las manos nos creció un patio y fue tu historia la madera y las flores mi deseo, a la sombra fresca de nuestras únicas verdades, bebiendo la lluvia que cae del techo.
Veo mis manos, se parecen a la sombra que me guareció todos estos años. Nuestra piel, viejo compañero, se ha tornado rugosa y texturada, nuestro cuerpo se expande en la contemplación de la tierra.
Es el tiempo un especial perfume que se desliza por entre las hojas. ¿En el fondo de que casa crecerán los niños? ¡Dales alimento!.
No sabíamos demasiado. ¿Del ahora que? No sabíamos antes y tampoco ahora, entendemos que la noche se alza lejana, inunda el valle y el patio. No sabíamos entonces y nos sacudimos los frutos de las manos, un mate dulce, -asentimos con la cabeza-, un quesito criollo... La mirada interna, ahora que el sonido no se apaga nunca.
¿Para qué saber de esas humanidades que no crecen con nogales?
Si...te escucho sin palabras, nos escuchamos y esta conversación no está aquí. Sin testigos,- aunque parece que algunas viajeras nos espían esta mañana-, viajaremos juntos a la tarde....  creeremos en el Dios de los Valles, pues otro tiempo nos convoca.  Respira....hondo....¿sentís? yo puedo sentir tu perfume, lo trajo el viento de esta mañana. Dejemos la ilusión de la humanidad  y vayamos a hacernos cosquillas con las ramas, ahora que recién cayó la lluvia y ya los baldes están prontos para recoger el agua . Hay un sonido que nunca se apaga y no es nuestro, no es nuestra charla.

Por Mer Osswald
Fotografías: Valeria Martinez

martes, 4 de febrero de 2014

La historia de las mil truchas que saltaron la cascada

La historia de las mil truchas que saltaron la cascada

Cuentan que esa tarde llegó un rumor. Desde las altas cumbres...no aun más lejos, desde los lejanos y extraviados arroyos, desde debajo de las piedras, entre interminables relámpagos.
Viajó. Ese rumor desconocido diseminó su misterio, volviendo oscura el agua transparente, ocultando el origen de los ríos.
-refulgentes truenos nacidos de la noche-



¿Cuál era ese misterio que volvía huidizas a las truchas danzarinas de agua dulce?

No podían comprender porqué en el horizonte ya no se leían claramente los secretos de las aguas de los ríos, porque las piedras no guardaban para ellas, las truchas, los secretos minerales, porque los saltos y pendientes, los colores y el verde encantador de todos los paisajes ya no se ofrecían claros.



Entonces se acabaron los murmullos emitidos por causa del rumor, esa noche se extinguieron los relámpagos. Una serpiente que había extraviado el camino llevaba consigo un secreto de coral y en el conjuro de la noche invocaron " las verdades de mediados de septiembre".

El silencio se impuso  (junto con la noche) sobre las cascadas.- una mujer estaba desvelada cerca de la ventana que la observaba no dormir las noches- El tiempo se había acordado y la noche había desprendido del cielo luciérnagas que habían sido soledades.

Cerca de la madrugada se oyeron unos caballos galopar con prisa muy cerca de la pendiente que caía en el río. Llevaba consigo una crecida manantial, la serpiente había desaparecido en la noche y al encuentro de los caballos acudió liviana una estela como brisa de polvo coralino. La brisa se subió a las cascadas, las cascadas se precipitaron por las piedras, las piedras refugiaron vida entre ellas. Lo primero que se supo fue que aquello que penetraba la superficie del agua eran rayos de luz como pinceladas.
Moviose amanecido el cielo.Por la mañana, mil truchas nacían!!!
- mientras con la temprana luz se sumergía en la frescura del arroyo quien hacía eternidades de sus miedos nocturnos-



                                         ¿Qué fue de las mil truchas que saltaron la cascada?

La mujer que era vista no dormir las noches por la ventana se lanzó desde una piedra y tras de si, con su nado, una a una las mil truchas se iban convirtiendo en cristales, espejos de las piedras del fondo ahora cristalino del arroyo, pinceladas de la luz de la mañana.
Habiendo esparcido su furia...este rumor decía:
 -que el amor era un regalo
que volaba desde la ventana hacia la noche
que recitaba su rumor un sueño
que no quería quedarse dentro-
Y mientras se escuchaba el canto tranquilo - recitado rumor-  avanzaba río arriba, desde las cascadas, entre las piedras de las formas de todo lo que existe, contenida por arboledas...nogales, manzanos , zarzamoras, helechos, cáctus y hierba buena ...
-avanzaba junto al día, nadaba, recogía pequeñeces del arroyo, pequeñeces del color con que fueran bañadas y se arrojaban cual truchas saltarinas, reflejando el ahora claro cielo desde el fondo (¡Siendo afuera y adentro distintos y hermanados)-
Entonces sucedió...que como una espuma espesa, brillante de agua, abundante de frescura.
Sucedió que comprendió en el horizonte el origen del río, aquel punto magnífico, inicio de la vida, del color de las cascadas, de la forma del agua dibujadas en el tiempo.

Mil pequeñas truchas comenzaron a brotar de los espejos y las piedras -diminutas truchas como pequeñeces-

-Ella, se sumergió y danzó para el río.
 Entonces, un rugido anunció y con tranquilo nado volviose cristal de una roca, pincelada de luz, TRUCHA DANZARINA-







Ilustró: Gabriela Demichelis                                                             Ilustró en palabras: Mercedes Osswald



lunes, 27 de enero de 2014

Para Laura

Una mañana de lluvia, Buenos Aires, primero fue constitución, Laura me pide que lleve la cámara de fotos, el subte C y luego la linea D, Belgrano, hablábamos con amistad y con deseo de ver el mundo en un aula, la veía a ella aprendiendo, en sus ojos, me contaba que se había acercado a la poesía, me contaba lo que estaba viviendo de la sensación de extravío de los primeros días y de lo lindo que era haber hallado en el devenir de las clases un momento simple e inesperado, que había podido captar la atención de alguno de los chicos, de los primeros días ocupando un espacio diferente en el aula.
Sentí esa mañana el tiempo, la luz del aula, las puertas del aula, siempre se ve a través de un vidrio -desde que fui a una escuela vi la lluvia caer y la luz gris de esas mañanas entrando por la madrugada de la vida-. Sentí el hechizo del trabajo compartido, hoy también es un día de esos pero es de noche y me acuerdo que quiero dar para el trabajo de Laura, una impresión de esa mañana,  y entonces dialogamos, una vez  ilustramos y escribimos un libro, un libro breve de sensaciones de la amistad y de la naturaleza, - traje a a la clase los originales en hoja canson,  mi compañera no pudo ir, pero antes habíamos revisado en una charla como fue que había sido hacer un trabajo juntas - hablamos en el aula del por que de la elección del blanco y negro, les conté que había sido un trabajo para una materia "Proyectual "de Artes Visuales del IUNA, mientras circulaban  las hojas canson de dibujos y texto, ellos me preguntaban cosas, yo me sentía en un lugar diferente, estábamos todos un poco dislocados de lo habitual, la profesora del curso también charlando. Laura  pregunta si alguno quiere leer uno de los textos, a mi me empezaba a subir un poco de vergüenza y de emoción por lo que estaba por pasar y entonces escuché algo que no había escuchado antes, y conversábamos - me sentía sorprendida por el trabajo que había realizado mi amiga , porque durante los años de cursada ya había sentido con ella eso que ahora veía en ese espacio que se había ganado, la naturalidad y el trabajo, la reflexión y la posibilidad que se había abierto allí para decir, yo lo había sentido y lo veía ahora en otros. Me preguntaron algo así como ¿ en qué pensas cuando escribís?, creo que nunca lo había hablado con nadie, nunca había tomado distancia de eso que me gustaba hacer, pero... como todos estábamos un poco dislocados pero más abiertos por la interferencia de lo nuevo, pero con la calma de una mañana de lluvia gris y en la que el color está puesto en la posibilidad de aprender,  - pienso que ilustrar con palabras un sentimiento de otro, ilustrado con linea  como si te dejaran entrar un ratito y tocar el mundo de otro, principalmente por la amistad, por la serenidad, por el paisaje y la vecindad, por las ganas de conocer otros modos de habitar la existencia, " El universo del Huésped", cómo espiar ¿ que hacen ustedes, que les gusta? alguno escribía, otro tocaba el violonchelo, hablamos de las sensaciones, de la naturaleza, del oxígeno, le conté que me habían conmovido unos cielos y una danza, como ahora estábamos compartiendo universos, también conviven en nosotros múltiples maneras de abordar el mundo y cada una es independiente, como el dibujo y el texto, pero enlazadas reunidas se tocan entre si los universos y se transforman en uno nuevo, como cuando uno se encuentra con otro, la amistad y el trabajo . ¿Porque el blanco y negro?" quizás el color lo ponen las palabras" dijo una chica, y me regaló un mundo.
Gracias Laura por dejarme participar de tu mundo, aprendí un montón con vos, la amistad, aprender en un trabajo compartido (2012, para las prácticas docentes de mi querida amiga Laura)

Ophelia doblada

Salir a escena, un escenario deshabitado de ilusiones
un miedo imposible de explicar
ella comenzaría a bailar
deshabitada de ilusiones
con su vestido de hojas de otoño.

Ella comenzaría a bailar
y su espejo mostraría algo de si que no podía resolver.
Se desdoblaba en escéna, ya no era una... eran dos de ambos sexos.
 y su masculino en ruinas
comenzaría la charla inadecuada.
Las manos en la cabeza, el cuerpo vestido cual muñeca desolada,
las manos de dedos extendidos en las orejas
¿qué no querrían escuchar?

Una imagen, la trastienda de una danza
esperabas tu turno de salir,
y era de imprevisto
y era no deseado
no eras vos, ni uno ni lo otro
era una escena vacía.

Sacate de encima los fantásmas de la miseria
retirate los cargos por culpas y heredades
se tu propio juez y confia que no puede haber
semejante destino de perdida y carencia
para un corazón como el tuyo
que lejos de ser mezquino
trata de resplver las cosas de este mundo.

Armate un destino mejor, dejá las acumulaciones viejas
acepta que hay en el mundo para vos.



4

Pura abstracción, fuiste generoso, fuiste mejor.
¡Qué decepción! 
Estaba resonando una noche.
 no me voy a enamorar de mi reflejada
 ¡Qué decepción! 

3

(la única prisa es la del corazón)
la sensación de haber transcurrido
entre demasiado y muy poco.
Miramos por la ventana
un paisaje desprendido

viernes, 10 de enero de 2014

La historia de las mil truchas que saltaron la cáscada

La historia de las mil truchas que saltaron la cascada

Cuentan que esa tarde llegó un rumor. Desde las altas cumbres...no aun más lejos, desde los lejanos y extraviado arroyos, desde debajp de las piedras, entre los interminables relámpagos.
Viajó. Ese rumor desconocido diseminó su misterio, volviendo oscura el agua transparente, ocultando el origen de los ríos.
                                                       -refulgientes truenos nacidos de la noche-
¿Cuál era ese misterio que volvía huidizas a las truchas danzarinas de agua dulce?
No podían comprender porqué en el horizonte ya no se leían claramente los secretos de las aguas de los ríos, porque las piedras no guardaban para ellas, las truchas, los secretos minerales, porque los saltos y pendientes, los colores y el verde encantador de todos los paisajes ya no se ofrecía claro.
Entonces se acabaron los murmullos emitidos a causa del rumor, una noche se extinguieron los relámpagos. Una serpiente que había extraviado el camino llevaba consigo un secreto de coral y en el conjuro de la noche invocaron " las verdades de mediados de septiembre".
El silencia se impuso  (junto con la noche) sobre las cascadas.- una mujer estaba desvelada cerca de la ventana que la observaba no dormir las noches- El tiempo se había acordado y la noche había desprendido del cielo luciernagas que habían sido soledades.
Cerca de la madrugada se oyeron unos caballos galopar con prisa muy cerca de la pendiente que caía en el río. Llevaba consigo una crecida manantial, la serpiente había desaparecido en la noche y al encuentro de los caballos acudió liviana una estela como brisa de polvo coralino. La brisa se subió a las cascadas, las cascadas se precipitaron por las piedras, las piedras refugiaron vida entre ellas. Lo primero que se supo fue que aquello que penetraba las superficie del agua eran rayos de luz como pinceladas.
Moviose amanecido el cielo. Por la mañana, mil truchas nacían! - mientras con la temrpana luz se sumergía en la frescura del arroyo quien hacía eternidades de sus miedos nocturnos-
¿Qué fue de las mil truchas que saltaron la cascada?
La mujer que era vista no dormir desde la noche por la ventana se lanzó desde una piedra y tras de si, con su nado, una a una las mil truchas se iban convirtiendo en cristales, espejos de las piedras del fondo ahora cristalino del arroyo, guardando en si las pinceladas de la luz de la mañana.
Habiendo esparcido su furia...este rumor decía:
 -que el amor era un regalo
que volaba desde la ventana hacia la noche
que recitaba su rumor un sueño
que no quería quedarse dentro-
Y mientras se escuchaba el canto tranquilo- recitado rumor- avanzaba río arriba, desde las cascadas, entre las piedras de las formas de todo lo que existe, contenida por arboledas...Nogales, Manzanos, Zarzamoras, Helechos, Cáctus y HIerba buena ...
-avanzaba junto al día, nadaba, recogía pequeñeces del arroyo, pequeñeces del color con que fueran bañadas y se arrojaban cual truchas saltarinas, reflejando el ahora claro cielo desde el fondo (¡Siendo afuera y adentro distintos y hermanados)-
Entonces sucedió...que como una espuma espesa, brillante de agua, abundante de frescura.
Sucedió que comprendió en el horizonte el origen del río, aquel punto magnífico, inicio de las vida, del color de las cascadas, de las formas del agua dibujadas en el tiempo.
Mil pequeñas truchas comenzaron a brotar de los espejos y las piedras -diminutas truchas como pequeñeces-
-Ella, se sumergió y danzó para el río. Entonces, un rugido anunció y con tranquilo nado volviose cristal de una roca, pincelada de luz, TRUCHA DANZARINA-


martes, 7 de enero de 2014

Sueños, desvelos y añoranzas

Recomienzos...todos volver a comenzar
(lo que ya está iniciado)
Por las veces que caemos en ensoñaciones disparatadas,
habitaciones de todos los tiempos
la infancia tocando el borde de la cama.
Mirabas desvelada el vacío, el silencio,
la espesa penumbra .
Tanteando con el sueño
aguardada madrugada 
que volviera visible el contorno de la ventana.

Disparamos un relato cautivo al amanecer,
encontramos todas la razones
sueños, desvelos y añoranzas
amistades que atraviesan la noche
volviendo mediodía la madrugada,
¡Qué surja el día en la ventana!
pedías a los ojos abrumados...
con el cuerpo retorcido
de ideales
con la mente clausurada
de silencio
¡Qué vuelva la sonrisa disparatada!
con las mantas enroscadas
de tanto recordarte lo que no eran soledades.

Una tarde de comienzo de algo
nos ibamos al río...
Habíamos perdido casi todo
menos el álbum inmaterial
que nos comparte
el impulso vital
de haberlo querido todo...
de seguir estando juntos.



.