jueves, 17 de agosto de 2017

Santiago Camilo

Valentía fue la tuya, por venir a nacer-me
por tener la entereza de erigirme madre
por entregarte a mi cuidado 
por coronarme con tu llegada.

Valentía fue la tuya por existir en este mundo
por tener la fuerza para nacer
por soportar mi llanto y mis decisiones
por entregarte desnudo en un parto.

Valentía es la tuya, Santiago Camilo
por entregar tu llanto en la noche
por desvelarme para cuidarte
por recordarme que soy los otros.

Valentía no te faltará, por eso tu nombre
es dulce y fuerte, entregado a la aventura
de vivir en las extrañas condiciones humanas
de vivir en el arrullo de estas canciones.

Valentía y deseo de existir
a pesar de todo y de todos
desafiante, convocante
al abrigo de una madre que no alcanza
y de un hijo suficiente.