lunes, 27 de enero de 2014

Para Laura

Una mañana de lluvia, Buenos Aires, primero fue constitución, Laura me pide que lleve la cámara de fotos, el subte C y luego la linea D, Belgrano, hablábamos con amistad y con deseo de ver el mundo en un aula, la veía a ella aprendiendo, en sus ojos, me contaba que se había acercado a la poesía, me contaba lo que estaba viviendo de la sensación de extravío de los primeros días y de lo lindo que era haber hallado en el devenir de las clases un momento simple e inesperado, que había podido captar la atención de alguno de los chicos, de los primeros días ocupando un espacio diferente en el aula.
Sentí esa mañana el tiempo, la luz del aula, las puertas del aula, siempre se ve a través de un vidrio -desde que fui a una escuela vi la lluvia caer y la luz gris de esas mañanas entrando por la madrugada de la vida-. Sentí el hechizo del trabajo compartido, hoy también es un día de esos pero es de noche y me acuerdo que quiero dar para el trabajo de Laura, una impresión de esa mañana,  y entonces dialogamos, una vez  ilustramos y escribimos un libro, un libro breve de sensaciones de la amistad y de la naturaleza, - traje a a la clase los originales en hoja canson,  mi compañera no pudo ir, pero antes habíamos revisado en una charla como fue que había sido hacer un trabajo juntas - hablamos en el aula del por que de la elección del blanco y negro, les conté que había sido un trabajo para una materia "Proyectual "de Artes Visuales del IUNA, mientras circulaban  las hojas canson de dibujos y texto, ellos me preguntaban cosas, yo me sentía en un lugar diferente, estábamos todos un poco dislocados de lo habitual, la profesora del curso también charlando. Laura  pregunta si alguno quiere leer uno de los textos, a mi me empezaba a subir un poco de vergüenza y de emoción por lo que estaba por pasar y entonces escuché algo que no había escuchado antes, y conversábamos - me sentía sorprendida por el trabajo que había realizado mi amiga , porque durante los años de cursada ya había sentido con ella eso que ahora veía en ese espacio que se había ganado, la naturalidad y el trabajo, la reflexión y la posibilidad que se había abierto allí para decir, yo lo había sentido y lo veía ahora en otros. Me preguntaron algo así como ¿ en qué pensas cuando escribís?, creo que nunca lo había hablado con nadie, nunca había tomado distancia de eso que me gustaba hacer, pero... como todos estábamos un poco dislocados pero más abiertos por la interferencia de lo nuevo, pero con la calma de una mañana de lluvia gris y en la que el color está puesto en la posibilidad de aprender,  - pienso que ilustrar con palabras un sentimiento de otro, ilustrado con linea  como si te dejaran entrar un ratito y tocar el mundo de otro, principalmente por la amistad, por la serenidad, por el paisaje y la vecindad, por las ganas de conocer otros modos de habitar la existencia, " El universo del Huésped", cómo espiar ¿ que hacen ustedes, que les gusta? alguno escribía, otro tocaba el violonchelo, hablamos de las sensaciones, de la naturaleza, del oxígeno, le conté que me habían conmovido unos cielos y una danza, como ahora estábamos compartiendo universos, también conviven en nosotros múltiples maneras de abordar el mundo y cada una es independiente, como el dibujo y el texto, pero enlazadas reunidas se tocan entre si los universos y se transforman en uno nuevo, como cuando uno se encuentra con otro, la amistad y el trabajo . ¿Porque el blanco y negro?" quizás el color lo ponen las palabras" dijo una chica, y me regaló un mundo.
Gracias Laura por dejarme participar de tu mundo, aprendí un montón con vos, la amistad, aprender en un trabajo compartido (2012, para las prácticas docentes de mi querida amiga Laura)

No hay comentarios:

Publicar un comentario