martes, 24 de abril de 2012

La boca reparada

La casa está desordenada, la gente está sonriendo
la casa se va poblando de amores eternos
la infancia viene de visita a iluminar los rincones oscuros,
como abrir la puerta de un espacio dentro de otro espacio
que no se sabe si es verdad o si es tan sólo posibilidad.

El patio está desordenado,
las plantas esperan el color de las paredes
las ventanas quieren su lucir de nuevo carmín
el tiempo para ayudar a sacudir las hojas bajo el sol,
el invierno que se anuncia prematuramente
y los ojos que sueñan con reparar los rincones rotos de una historia.

La cocina de celeste y negro presenta los nuevos aromas y crece lo verde en pequeñas macetas
un tragaluz emite la luz del día y nos invita a recordar que afuera se proyecta dentro
una madre que viene con su mano tibia a acariciar una tarde en que sólo pensabamos en dormir
dormir, para olvidar, dormir para dejar que pase.
Despertar y ya no estar tan solos con la melancolía de una tarde donde no hay por donde abordar la tarde
abrir los ojos de profunda desazón ante la infancia que dibuja con telas magnificos atardeceres
rayos de luz saliendo de un jersey desvencijado, los botones simulando la alegría en los ojos de una niña flotando en la luz del sol, claro ...claro...luz...marìa luz.

lunes, 23 de abril de 2012

gigantea

Eras quién querías ser...
cuando borroneabas los bordes de tu existencia,
(ibas desapareciendo en la pesadumbre ajena)
cuando te desaparecías quedaban dos vacíos por llenar.