sábado, 16 de febrero de 2013

abundancia sin esencia
rayones de tempestades amarillas

imágenes dislocadas
las canciones tienen su propia melancolía
principio solitario
tenaz intento por recuperar el encanto
ave del nuevo pensamiento
palabras caídas
asediaba el silencio
detener un poco la palabra

viernes, 15 de febrero de 2013

Los desbordes de un río en el que nunca estamos solos. Quería olvidar el tiempo anterior y los rostros alarmante que me trazaban y enseñaban el respeto, audaz, abismal por la palabra.
Me enoja la palabra que no puedo sentir.

Recuerdos del silencio

Nos sacamos las horas de encima,
las horas como pesados sueños.
Resueltos a saber; ¿de qué hondos sentimientos se imprimirá el universo?
Observé unas manos nuevas
y la mirada se impregnó de todas las manos que grabaron con su tacto
diversos, informes, incomprensibles, cálidos y aun silenciosos...
Recuerdos en mi silencio.

Refacción de la luz

Principios de lo que sucede.
Sin tener que decir,
las cosas se irán explicando a su tiempo y en tanto su propia forma sea.
Finales, caducidad de todo lo que tocamos.
...Y ser la sed del otro. Ausencia.
Abrir ese espacio que no es
-contorno y vacío-. La boca.
Abrir el silencio y dejarnos caer en el deslizante reflejo de la mirada.

El Delta

El silencio decide ausentar-se de cualquier definición de mundo.
¿Y si cualquier experiencia ausente (para vivenciarse a sí misma) pudiese estar existiendo/habitada de otras dimensiones?
Entonces la vacuidad ha sido instalada...
Es preciso tener la experiencia del mundo para susurrar/entrever respirar hasta caer colmado de él.
Experimentar, al menos, la desesperada idea de no estar y decir  (desde un suelo arcilloso):
-tengo una  impresión, EXISTO.

Las manos

Estaba recostada la madera
fundiéndose con la tierra
a punto de encenderse
o casi cerca de guarecernos.

Ya sucedió en la roca,
el encuentro mineral
despertó en los ojos
la necesidad de las manos.

Primero fue existir
              (de algún modo)
y fue siempre esa respuesta.
La invisibilidad mudó humildad
por toda arrogancia adquirida.

Puesto que no había una forma
habrían sido diseminadas
               (ideas del mundo)
y aparecían las ventanas señalando la nada
- si dejas el mundo secundado a la mirada-.

Los vacíos yuxtapuestos.
El  mundo no es pre-existente
atisbo de realidad-es
para dejar de contemplar universos hundidos.