jueves, 3 de febrero de 2011

que decir del cerro

Quería decir del cerro, del arroyo, del anhelo por ver tantos ocasos;
al descubrir juntos lo nuevo la sonrisa acude al rostro.
Cada uno define el aire, el sol, se acerca al agua;
las piedras proponen espacios que serán río o reposo; serán estribo o siesta mineral.
Son a su vez las preguntas y las respuestas, en la  observación, allí es donde quiero estar,
saberme en la espera. Ese ejercicio que amenaza la ciudad.
Una pausa en el tiempo, la ruta se fuga; el horizonte, hacia el final tantas ganas de llorar...
Tardamos demasiado en llegar aquí y tan llena de vanas ilusiones.