miércoles, 28 de noviembre de 2012

el cuidado de las cosas

Las luces tenues

hondamente, espacios armónicos
con el viento en la carita, tus dulces ojos
en la tarde se refleja, el tiempo en la ventana
por la que ingresa el mundo,
de la que se emanan universos posibles.
Sueñan las horas tener inherencia de tu risa,
y se pierden los pensamientos
...que no falten ya las ganas de pensarnos aun ausentes...
con los cielos mixturados
con o sin la lluvia
con las luces tenues..
con el verde y gris amanecido
y que siga la promesa guardada, silenciosa, la que mira dentro del cuenco de los breves descansos,
la del brillo inesperado, acariciando los lagos teñidos, color del deseo de respirar con las paredes de la casa que nos guarda de las tempestades que arremeten con la ferocidad del mundo. 
Respirar el aire de la infancia que se ausenta y llega en la noche para recordarnos del tiempo inasible, pero recordarnos al fin el olor de la tierra, húmedad
y una luz, pequeña, encendiendo todos los crepúsculos. 


lunes, 12 de noviembre de 2012

imprecisas vaguedades

Desconozco si hay una manera, la forma denudada de los cuerpos espaciales, me miran, me ven mirar.
. -quisiéramos tantas cosas, ver tantas cosas, mirar por el ojo de las mañanas (de las mejores maneras de mañanas)-
Desconozco cuál es la mejor manera, no es la posibilidad, la de tu estancia gris, la posibilidad es la estancia verdecida de menta, de irresistible menta! madurada en los rincones de una tardecita alejada, distanciada, de mediados de vientos, con la calidez de los sonidos manantiales del susurro familiar y una mirada brillante de fugaces ganas de devorar el mundo. Porque veíamos ansiadas permanencias en la existencia, aún no era la sequedad de lo exagerado del sol, para ese entonces ya debía ser río la propuesta de presentes, ahoras. Ojalá que seas presentes, ojalá que orades e inundes los surcos resecos de mis extrañezas, mis vagas formas de ser imprecisa; ojalá que reverdezcas la riqueza de tus ojos, manantiales de infancia. -Ojalá que escuche tu señal cuando quieras llegar de cerca-

jueves, 8 de noviembre de 2012

lo exagerado del sol

también sucedía que el sol se había vuelto complicado
mostraba su faz de incinerador de los cuerpos cayentes
declinantes, un elemento toma la forma de una mirada
ayer soñé con ventanas
y criaba mundos paralelos en el medio de la casa
los elementos se sumergen en las miradas
buscando espacio
espacio para ser
y olvidando que el tiempo es el recorte posible de las cosas
puesto que no hay humanidad más declinante que la que no se deja caer...
rugido en las esperanzas
quiebre de las letanías
infortunios, fracasos
vulnerada de todo el tiempo descuajando las miradas
maldecida por las noches perdidas de certeza
impedida de tus ojos por afán de sobrellevar un mundo
cuando aun sabiendo que un mundo es la existencia más propia
que todo universo es nuestro propio desmadre.
vení a quedarte en este mundo que es sin casa
quedémonos subyaciendo de tonalidades
quedémosnos mirando la tarde que pronto viene
te veo una noche
te quiero una tarde
y espero que las horas que siguen el viento se lleven de si toda nostalgia
de que las cosas podrían mirarte partir abandonada,
entristecida por el mundo desgarrado
queríendo que las plantas crezcan
crece en vos, crecé por favor...
por que me duele la existencia
y no se puede decir
chist!
no digas nada
no digas que deslizas la mirada por la puerta entrecerrada
no digas que no sabes medir el futuro
en otros valores que no sean los del presente
silencio
silencio
silenciate y poné un corte, al sentimiento inacabado.


martes, 16 de octubre de 2012

¿Sobre la firmeza del sol?
Quién serías, qué estarías haciendo...
pues partiste de la noche para llegar
llegar al tiempo de se diluye en sí mismo
(muy a tiempo)
para arribar al sueño que encierra novedades
novedades de espacios contrapuestos
habitados, deshabitados
inmensa soledad, contra-cara
del tumulto arrumbado bajo las lámparas.

Y de la danza casi inmóvil de las hojas...
quise decir de tu mirada volcada al silencio
derramado, vuelto palabras
silencio en los ojos que contemplan lejanías
agudeza de las palabras que calan
y aun así no ingresan
al mundo conmovido
por el movimiento de las noches tardías
tardías de sueño y tempestad
tardías de espera por un silencio
que vuelve palabras
la noche en que los brazos se antojan.

Finalmente había perdido la noción del mar
incipiente, despuntaba la hora espiralada
las hojas concebidas, lo panales,
el invierno perpetuado en un surco
que abierto a los desastres naturales
contemplaba,
allá la tibieza asomada en el profundo horizonte,
venidera de los días primeros de verde
delicadeza, de suave baño de luz en los poros
de la piel antojada de otra piel
te respiré con toda la noche, la mañana
la tarde, el no tiempo,
la ventana
te respiré...esa noche preludio de sol.





jueves, 27 de septiembre de 2012

El sur de mi casa

Ah, pero dejarme descansar, dejarme dormir los soles como si no hubiera un tiempo determinado.
Pero dejarme dejar de agarrar los sentidos, quería decir que en el final o en el principio, que me impresiona ver el río, que me despierto plena de cerca cuando los árboles, el verde, el sol ingresando en la mañana que despunta a través de la tela opaca que me cubre de la tempestad, me sujetan y nos podemos respirar, mutuamente.
Y luego me viene a buscar una desolación ausente de palabras, me desnudo de vos, yo me quito la ropa ajena con premura, me quito las miradas de encima, hago como si, me disfrazo de parco discurso, me escondo tras los gestos que me separan del mundo.
Y empiezo a entender, venía sola desde un último silencio, cuando rugían los pensamientos retenidos de un país que era cerrado, algo ausente incluso pero sosegado en el externo devenir. Un traje, una segunda piel para habitar el mundo (espacio entre la sensación y el mundo...un espacio para resguardarte) y el deseo de ser descubierta, aun inaudita como no quería serlo. Maquinal, volverte al río, decían los sueños precipitados, derramados, caídos de la ausencia que presupone la noche. Maquinal, volverte cerro, espesura del viaje que nos aleja de las respuestas y las presiones, deshacer las miradas nocturnas, las miradas que acechan los lugares privados de mirador. Maquinal, por rechazados toques de la piel que no está llamando, por no filtrar un sólo gesto, máquina! no hay transparencia, hay texturas ... te va dejando el mundo tirada sin árbol en la estela de los propios días que suceden toda noche, que vuelve estéril a abrirte los ojos, otra vez no hay hijo, no hay fecundación. Dale! meté la cabeza adentro de esa fuente infinita de frescura, sacáte la sequedad de los besos que no querés dar, pues olvidada la poesía quedan enterrados los paraísos que reservas para el niño que solía venir a besarte los árboles de las ventanas que alumbraste para que otro dibuje un motivo. Sacá la piernas que está lloviendo y de modo torrencial, arrecia allá afuera donde pasan las cosas, donde el mundo ruge con la noche que anida relámpagos, de esos rugidos que son afuera y adentro, que sacuden y crecen y desbordan el ánimo de oscilaciones en la luz, que comienza a pendular mostrando que siempre es la misma muerte.
Mañana es simple siempre y es complejo por conformidad, preludio de las desaveniencias del tiempo, preludio en el cuerpo, premura en los sentidos por captar lo que se deshace por completo, alumbramiento, cuidado en las sensaciones, allí sucede el mundo, ciertamente el que nos desespera y nos calma, desde el cual podemos notar las noches y el constante engullirse de soles y de noches, del alba al crepúsculo, del verde follaje tiritando de sol, del total eclipse de los sentidos al celaje aparecido como anuncio del porvenir algo más calmo. Hasta allí, la verdad, la composición del mundo denotada en una tarde, somos el mundo.

miércoles, 4 de julio de 2012

My Funny Valantine

La espera, quedar quieto suspendiendo las acciones de un pensamiento. La espera es retenida, es caminar por la noche iluminada de los coches deambular por calles que fugan que se pierden a la deriva de un pensamiento, la linea recta de los primeros intentos, era tan sencillo como contar el entusiasmo de los inicios, la vida es retenida, no hay verdad en las partes desgajadas de proceso, cuando hablamos las otras noches, fue cuando no dijimos absolutamente nada decible, por eso nos colgamos de las sensaciones de un pensamiento que está comenzando a ser materia dislocada de la tierra, cuando pensaste, la otra noche, en ir hacia la premura, hacia esos inicios impulsivos, corrompidos de espontaneidad de tu miedo midiendo la valía del brillo de unos ojos, de tratando de ocultar ese sencillo sentimiento que a nadie contabas, susurrando, simulando con la voz el silencioso discurrir de los pensamientos, ¿por qué decir silente? por qué no asumir que ya está siendo observado todo lo que recae, susurrando que no querías pasar inadvertida, que no era el mismo brillo cuando podrías aparecer tu y cambiar el mundo de una canción, tenías miedo un mayor deseo, deseos ínfimos venían a satisfacer las banalidades del tiempo cero," my funny valantine".

martes, 26 de junio de 2012

Los espacios no son sólo aquellos que podemos evidenciar desde nuestro punto de vista, hay espacios que se configuran en el trazado de las miradas que convergen mientras es conformado. Decir de la constitución donde lo significante es hablar de algo entre las partes y decir que ese cruce conformado es relato, que se vuelve existencia transformando al creador en espectador, todo movimiento de las partes, todo es constituciòn de un cuerpo entre los objetos. Agente mas animado, la acción caracteriza, la preocupación es no devorarse, no hablamos de demarcar, de hacer un trazado, hablamos de estructurar una narraciòn, tiempo de la narración, el trabajo nuevamente se vierte hacia las concepciones temporales, a las deformaciones que arremeten, irrumpen, se instalan en los cuerpos y conforman sentido, un sentido que se deshace con la forma pero aun así se sigue detectando en él su material, su mínima significancia. Hablamos de construir un espacio reconocible, para poder develar la narración,  de la construcción de un lugar que puede ser real ( debíamos comenzar por un lugar, unos recortes relatables) sin que por eso se cierre el sentido, más bien tratar de abrirlo.
Un primer espacio, se abre una ventana hacia un paisaje casi nocturno de verde conformado, serena sensación de lo quieto que se mueve íntimamente en constante ondulacion vegetal, una brisa que preludia la noche, es calle y campo, el hogar lindante, con espacios  reversibles, como dar vuelta la piel, volcarse fuera.
La estrategia ha de ser sencilla, irrumpe un cuerpo inmediatamente irrumpe un tren, la calma crepuscular muda en movimiento de un cuerpo-objeto en el espacio, el espacio no es algo dado, el espacio es concebido como posibilidad de construcción desde los distintos elementos que van a ir configurandolo, un cuerpo-objeto capaz de desplazar el espacio, o el sentido del espacio -hoy leíamos algo de Badiou A. acerca de la metáfora, el pensamiento, un cuerpo que es pensamiento, la danza como metáfora, retenidos los sentidos, lo que es materia es caducidad, lo retenido es potencia e imperecedero,  el desplazamiento de los sentidos, decir desplazado- espacio configurado con elementos que son y no son aquello que denotan, recordé "Luz de Agosto" de Faulkner, y pensé en esa forma velada ¿cómo dice la danza? Un cuerpo que es una afirmación allí donde los bordes se tornan borrosos, donde una luz puede dar  sensacíón de burla a los sentidos. EL movimiento, dando forma a los objetos que a su vez conforman un espacio con diferentes direcciones, algo del espacio lineal comenzó a aparecer, inmediatamente los recorridos tienen para el cuerpo direcciones determinadas que haran que el cuerpo recorra los espacios entre abiertos.
 

sábado, 23 de junio de 2012

uruguales

que con esa claridad determinante dice: soy sola,
que vuelves a ver los colores cálidos de la tarde
que con esa persistencia indeclinable dice: estás solo,
que te sumerges en aguas parecidas al cielo de un arroyo patagónico.

sí llegamos a mirarnos te prometo que vuelo tan alto que toco las copas de los cipreses, de los viejos robles- mientras toco con mi esperanza de ave las altas rocas que enaltece la pendiente del cerro-
sí llego a tocarte las palabras, te abrazo de todo alrededor de eso divino que al fin se encuentra.

y  qué de las primeras canciones...
y qué de esas primeras dudas de dobles sentidos que se llevaron las tardes con los ojos entornados hacia una ventana que repite cielos dentro de cielos...
y qué de todos nosotros que habiendo crecido juntos, habiendo descubierto el Rio Areco para los niños (los que eramos paisaje) ... nosotros y luego las horas sucediendo en la lejanía por las culpas culturales.
y qué...sí  en una noche más, de huidas sensacionales, te encontraras distraídamente...y entonces...qué dirías de una noche inaugural.

jueves, 21 de junio de 2012

sospecha

Mientras tanto, las sensaciones
sucediendo inmediatamente
desprendidas de cualquier objeto
sucedidas de cualquier reacción.

No sabe bien que decidir
ni siquiera sobre que decidir
pero algo hay detrás de la mirada
que pretende desde hace siglos.

Pensando en esa hora
escuchando la voz que era de madre
pero era del reclamo
a que se debía la existencia?

Las cosas no tenían valor inherente
- la casa puede caer-
los días van a ir sucediendo, aunque el llanto,
aun tu ruego..

                               dejaste de importar.

Es necesario, dejar de importar
para volver a intentarlo...
pero la existencia?
esa caducidad de todo.

El engaño, pensar la sospecha, realmente no hay real.
Sucede que se agotan algunas fuerzas, se agotan en la contemplación de las versiones mejoradas, nada importa realmente tanto, solo son sensaciones que llevan al ave del cuerpo al rio, direcciones ondulantes, hondonadas del paisaje de tus años, que decaen con la pendiente y asoman a un cielo extraordinario, así el ave de tus días vuela en torno al viento y el viento en torna el vuelo, por culpa de tu cuerpo .

jueves, 14 de junio de 2012

la retirada

Te mirás las sensaciones, hay algo tan certeramente semejante...
camino, hondonada descubierta
detrás de las ruinas marginales de tus expéctativas.

De ladrillo envejecido son las grietas
de sencillez en las formas.
Las ruinas despliegan una historia invisible
evidencian teatralidades.

Ya ves...no hay nada conforme de una vez
todo es mudanza y preludio.

Cordel de púrpura, espacio abierto, la noche detrás
mientras lo infinito de tu mirada
siga subyaciendo en las largas horas de mi tiempo.

miércoles, 13 de junio de 2012

hiper-baton de mi cuarto

Trataba de salir de los conceptos- hacerlos más aun-.
Se produjo el sueño de bienestar -recostado sueño- con rostro, sonrisa y dirección. Se abrió la boca para decir yo,  eso leía, consumiendo las perpetuidades del ocaso, poniente del cual se sabía que pensar. El descanso debía llegar entre el hombro y el pecho, allí donde psiqué despliega sus alas y sus aberraciones.
Nada conduce tu herida, son eso surcos en los que por momentos se ve reflejada con toda potencia la simbología de un sentir cotidiano que es en acto y no, cuyo unico modo es la irreductible vacuidad.
Llorar, decir deseo, llorar por no poder hacer deseo, porque deseo se ausenta, es rostro en un sueño, es tibieza creada por cavilaciones. Entonces el cuerpo - llanamente- por el suelo -llanamente- por el borde de las cosas y los conceptos, por la continuidad de la piel, por recorridos que trazan trayectos que indícan singularidad...mientras sigue deslizandose ese espacio deseado entre el hombro y el esternón, espacio de tibieza uterina, de calidez de las tardes, de cuerpo sosegado-....
La práctica:  asumimos entrar y salir, no con-fundir-se.
No supimos, nadie supo que decir, un pecho que de la piedra ha heredado la obstinación, el rostro vuelto al sol, a la caída del agua y  la lejanía de las cosas que construyen el sentido de lo inmenso (esa era la herencia de ese pecho abierto). Y aun, siendo de este modo, podemos ver abrirse lo insospechado- del orden de lo sensacional-que sostiene esta imaginación
Ahí está, en el sueño...va sobrevolando las cabezas y sucede...todo es posibilidad, incluso cuando la roca se vuelve roca de insensible inmediatez en la superficie, inpenetrable. Aun cuanto sea posible que aquello nunca haya sido, que todo relato es una existencia, y un arroyo es un charco, un manantial, un recuerdo, un libro, o se seca o ha dejado de estar, que al menos ( lastimeramente como suena al menos) podría ser que despiertes y la piedra que fue esta noche de colchón metamorfoseado sea el lago de cuales aguas conviertas su afluente en tranquila sonrisa, o si quierés en irreverente carcajada, encantada de todo, sabiendo que no, que la luna de tu cuarto es y no es la luna, que descansar al abrigo de la noche que mira desde el umbral, desde el alfeizar de tu ventana de post-guerra, creyendo que allí el tiempo y aquí el tiempo.
La práctica: acá, acá, esto...llanamente, continuar trazando el continuum entre la noche y hacia la danza, esto es, desde los ojos hacia allá, hasta alcanzar otra mirada, de la boca hacia la voz, la que dice yo al abrir la continuidad de un espacio que no es. Final

martes, 24 de abril de 2012

La boca reparada

La casa está desordenada, la gente está sonriendo
la casa se va poblando de amores eternos
la infancia viene de visita a iluminar los rincones oscuros,
como abrir la puerta de un espacio dentro de otro espacio
que no se sabe si es verdad o si es tan sólo posibilidad.

El patio está desordenado,
las plantas esperan el color de las paredes
las ventanas quieren su lucir de nuevo carmín
el tiempo para ayudar a sacudir las hojas bajo el sol,
el invierno que se anuncia prematuramente
y los ojos que sueñan con reparar los rincones rotos de una historia.

La cocina de celeste y negro presenta los nuevos aromas y crece lo verde en pequeñas macetas
un tragaluz emite la luz del día y nos invita a recordar que afuera se proyecta dentro
una madre que viene con su mano tibia a acariciar una tarde en que sólo pensabamos en dormir
dormir, para olvidar, dormir para dejar que pase.
Despertar y ya no estar tan solos con la melancolía de una tarde donde no hay por donde abordar la tarde
abrir los ojos de profunda desazón ante la infancia que dibuja con telas magnificos atardeceres
rayos de luz saliendo de un jersey desvencijado, los botones simulando la alegría en los ojos de una niña flotando en la luz del sol, claro ...claro...luz...marìa luz.

lunes, 23 de abril de 2012

gigantea

Eras quién querías ser...
cuando borroneabas los bordes de tu existencia,
(ibas desapareciendo en la pesadumbre ajena)
cuando te desaparecías quedaban dos vacíos por llenar.

domingo, 19 de febrero de 2012

MENTA

Por que lo que ves es lo que hay....
No dejes de querer, de querer, de querer, porque lo que ves es lo que hay,
Seguï viajando sola.
Supe de nada de nada de nada, quise construir verdades, carentes de de referencia, construí con pedazos de una tela, con herrajes viejos, construí porque los otros me hablaron, pedazos de mi que se deshacen cayendo por las viejas paredes de mi corazón. Seguí construyendo hondos caudales de nada, de nada, de nada....las ganas solo de nadar, de mirarme y ver, de decirte gracias. Construí un dibujo con una birome prestada que nunca iba a ser mía, yo tenía un pedazo de lapiz que atesoraba dentro de un bolso que me había regalado alguien que ya no estaba entre los vivos de mis sensaciones. Construí amistades con pedazos de las telas de los otros que ya eran del pasado que ya habían sido pedazos de mis lapices amanecidos en un sueño que tenía los pedazos de mis casas cayendo bombardeadas de ladrillos que caian detrás de la infancia. Construí las letras con pedazos de las letras de los otros que no sabían que yo estaba deseosa de ser algo aunque sea fragmentario, quería ser algo... y ahora se me caen los pedazos mal pegados de mi cuerpo que pieza a pieza se desprende de lo ajeno aunque propio pero de otros, aunque a veces mío pero en verdad tuyo. Y volaba deshaciéndome de lo ajeno, pero yo era de lo ajeno, mi construcción. No te digo nunca màs esto es mìo, todo es tuyo, yo solo pego, armo, extraigo y miro eternamente los atardeceres y construyo de nuevo un tiempo cambiante inapropiado de vastedad, siempre dentro de otro, nada es mìo, solo mi mirada profunda, honda, inexplorada. Yo me pierdo, te vuelvo a mirar, no sos mio, mio no hay mio, yo no soy yo, yo soy de todos un pedacito, un detalle que extraído y puesto al lado del pedacito de la birome que me prestaste, ahí, justo al lado del rojo, del púrpura que soñé desée (encantado cordel) al lado de tus palabras mágicas que supieron articular las noches, junto a los espejos que me dijeron que veían en mi, refractando lo infinito de un mundo perecedero. Yo soy un hueco donde lo ajeno encuentra lugar, soy una quebrada, soy un profundo pozo de agua donde te puedes mirar. Buscá dentro mío algo tuyo y lo vas encontrar, yo lo contengo por que yo no soy, digo yo pero es todos, pedacitos, notas, relatos, un brazo que se extiende, ese dedo que no es tuyo, y atardece cada día buscando la mejor expresión del universo, quiere hasta mejorarse el cielo en su concurso de atardeceres arrogantes que sólo podemos mirar con la roca abierta. Prefiero oler la mente, detectar los sonidos que reconozco por que me lo mencionaste al caminar, detecto a los otros todo el tiempo haciendo un collage infinito de  mi, me desarmo buscando tu amor. Prefiero salir en busca de menta, del verde creciendo en las entradas de las puertitas, yo fui oscura en un mundo inútil, mundo que crece sin menta... sin fresca, reconfortante y suave ¡MENTA! .No... yo soy un pedacito de hija que arranque de una maceta que encontré en un viaje, justo antes de perderme entre las calles innominadas en las cuales por fin, después de mucho andar, con el alma cansada de andar, de buscar, pude reconocer el olor a vos, retacito en el corazón. Yo supe algo, yo supe de la poesía, poesía era esa tarde que no llovía ninguna desesperación, media tarde que devuelve los retazos a sus sueños, conmovido paseo por el mundo en busca  de mentas y jenjibre y lavandas y margaritas silvestres (al costado de la húmedad)  reverdece lo que encuentre mientras caminamos, voy buscando la menta de mi mente paseando por los pedazos de mi cuerpo, escaneando las formas de los paisajes reconocidos de las tardes en que VIMOS, al ver al amigo, al hermano mirar con los ojos más claros. Y me vi pedacito de esa ola barrenada por ese cuerpo que tampoco a él pertenecía supimos contruir idiosincrasia para poder búscar una menta, ¡una pequeña ramita de menta! para poder caminar descalzo  y trepar con las ramas un cuerpo, para tocar con los ojos de los lapices prestados un sentimiento, para regalar con lo enmudecido de mis palabras el viento de mis hombros y decir con cada fragmento de mi existencia, para decir, yo siento, yo te siento.