lunes, 25 de noviembre de 2013

desierto

Hay algo anaranjado en la mirada...
se despliega
como el cielo en la tarde
queriendo meterse en el azul
un poco purpura de la noche.

Plasmar el sueño de esta media tarde
en algún lugar
en un espacio lindero
con la experiencia real
lo que permanece
perfumando lo inmediato en retirada.

jueves, 31 de octubre de 2013

Río de La Plata

Trapear las baldosas nocturnas
Un amor que llegaba a su fin, un amor de uno solo,
un beso en la noche y que bueno que estamos acá...
Te voy a extrañar, pues quise con toda la inexactitud de quien no sabe querer.
Estos días cuando atravesé el río de La Plata, lo abracé; por eso cuando te quise te abracé,
por eso cuando el viento me quiso, me abrazó.
Encendí mis miserias.
Arrojé fuera el dolor, para que el amor tuviera lugar.
Que caída de las ensoñaciones ...
y qué haría entonces con un sentimiento nuevo y clausurado?
Respirar y dejar que pase...
Me llenaste de sombra los porvenires
y casi llegando al final, sobre la hora
lo ultimo que sabremos de nosotros.
(Montevideo, Uruguay, 2013)

Naufrago

Respirá hondo, es sencillamente miedo.
El deseo relata espesura mientras la boca dice, no

Mirá de frente al mundo sin extraviarte.
Intenta lo nuevamente, intentá hacerlo bien. Con amor.

Alguna verdad debía existir en este movimiento.
Que el pecho no se te vuelva a hundir.
(Junio 2013, Bella Vista)

Asustada, recaída en afanes subjuntivos...
balbuceos de la realidad.

Postergada, decididamente.

Relatos llegados cómo náufragos
hacia las costas de un presente de post-guerra
ribera de los sueños

- que el amarillento relato disuelva los agónicos amores 
ahora que habiendo visto tu rostro salitre, surcados los pensamientos
por el amor engañoso que inventaste para sentirte una miseria-

(Collage del invierno que pasó, entre La Boca y Bella Vista, 2013)

La mañana marginal



Al bulto colorado, acurrucado cómo un temeroso animal,
cautivado por el miedo a los palos y al desdén.
Al verde pasto del potrero (aun verde)
de cinturones marginales, sobre el cual reposaba
el rojo cuerpo ovillado,
tembloroso...más rojo
- a la mirada mezquina que rechazó-

Bajo el cielo límpido de una mañana estival
algún cuerpo de rojo vestido, temblaba de miedo
 una mirada lo golpea con decidido silencio.
Un nombre nunca dicho. Un hombre mezquino.
En el bajo de flores,
florecen carmines temerosos de cautiva belleza,
de inexplorada marginalidad.
(La Boca, un sueño que recuerdo por violento y visual, 2013, el duro invierno que pasó)

lunes, 28 de octubre de 2013

Al final nunca se bien que pensar de las cosas, es la ansiedad la que domina mi voluntad. Y a veces no...a veces me ordeno y pienso con claridad, otras veces suspendo mi razón para que me saques este inmenso cansancio que siento. Pero vos no podés darme descanso, que soledad.

Una mano tranquila (boceto)

Son fuertes los tejidos de fino entramado
es de los tintes el color aquel más rojo.
Los hilos que van tejiendo los lazos
ruedan por ruecas de tranquilo andar.

Son los hilos del púrpura tinte
los que una mano tranquila me muestra.
La trama nos vincula, entonces
un hilo fuerte y delicado recorre las horas.

Además está la lluvia
y ventanas abiertas
y acacias
y una flor violeta en la puertita de entrada.

Por amor sucumbo

Todo amanecer, todo amanecer
todo color, todo color
todos carentes de voz

(Paraty, R.J. 2012)

La noche es la duda de los tiempos,
es la pregunta que surge
cuando sumergirse en ella
proclama un sueño
del cual no podemos dar crédito.
Pero si es tan difícil creer ¿ Por qué sucumbo ante una cáscada?
-por amor sucumbo-
Retirarse del pensamiento de los hombres
comenzaba a llorar de tan minúscula.
Surgiendo después de haber sido devorado por la noche
engullido por las piedras que engolan,
oculto detrás de las montañas. ¿Porqué?
No podía dejar de existir
aun podía sentir un abrazo, al menos prometí estar por surgir, quería ser un sentimiento.

Estaba sucediendo, mientras una parte tuya sólo sería paisaje con la otra observabas la manera de ellos. Es que así seríamos todos, medio paisaje, medio animales de razón, de inexplicable conciencia.
Pero la música!!!! Las manos, como brillan algunos ojos, como ríen por reír, incluso seducen, acarician la tempestad que viene subiendo desde lo hondo, aun más hondo cuanto puedo describir.
(Paraty, R.J. 2012)

sábado, 26 de octubre de 2013

Sencillamente

Otra cosa es despertar pacientemente,
despertar de todos los sueños, eso es otra cosa...
(pero siempre, todo, nunca, nada)
No te puedo decir que que si a todo, no puedo, sencillamente.
Cuando estábamos durmiendo la existencia pasaba de otro modo.
La patria de mis sueños era una sombra de esa mañana,
esa mañana en la que otra vez no pude verte dormir.
(Valizas, Uruguay, 2012)

Hoy desperté sabiendo que iba a morirte de cualquier modo o no de cualquier modo. ¿Por que mato? No le duelo a nadie y es de los ojos cansados de mirar lo que no hay. Lo que es aunque busque disfraz, el error es mi posibilidad de saber, ignoro la verdad pues veo el conflicto. Experimentamos la novedad como si no fuera posible. Veamos lo otro, el reverso...miremos del otro lado, abramos la piel.
Nos paseamos en una lluvia que  no cesa de caer, no cesa de caer, nocesa de caer...días y días de agua, de húmedad, de lo que no seca. Grises y plomizas mañanas, verdes tardes desapareciendo en el horizonte, disgregación marítima. Ambiguedad entre el cielo y el mar, las almas son como los espacios que habitan, allí veo un barquito, deshace la observación tras un velo brumoso...ahora observar es con bruma, lo real es ver difuso, una luz de niebla amanecida. (Paraty, RJ, 2012)

En sueños se reveló el sentido de una muerte habitada, había algo divino acerca de la vida y de la muerte, un traspaso de los cuerpos, receptáculos-recipientes de carne vueltos vida, desenmascarada muerte. Inestable vida. (Paraty R.J. 2012)

Interminable mudanza de las cosas.
Tu saber me convoca,
tu soledad ahonda la mía.
(paraty R.J. 2012)

Distancias espaciales,
distancias amorosas,
distancias que te nombran.
(Paraty R.J. 2012)

Violenta rompiente sobre las cabezas,
las violentas cabezas rotas por la manía de escarbar
- en la miseria esperando encontrar el error, ¡ Más Miseria!
(Trindade, R.J. 2012)

...Qué de las personas!?
...Qué búscamos!?
- y los vínculos pueden no ser nada, desaparecer-
heríme de más, herime de cariño
...Qué oidos?
...Qué bondad?
No buscaba nada sólo quería dejar de partirme la cabeza en los inaccesibles pensamientos tuyos y no quería que los pensamientos fuesen heridas en mi cerebro. Entendíamos juntos la opacidad de lo que iba subyaciendo, miserias tan propias...que daba verguenza mirarlas.
(Paraty, R.J. 2012, para JC)

El follaje de las voces como un bosque susurrando sentidos nuevos.
Me desprendo en una sensación...
Somos capaces de decir lo nuevo con viejas formas.
Oradada, oradada, erosión de las manos queriendo tocarlo todo incluso los sueños que me despiertan en las incomprensibles mañanas, incomprendida, es cuerpo es mi espacio y se multiplican las miradas.
(Paraty, R.J. 2012)

Te miro crecer como si fueras de otro, Y vira el cuerpo y las aves siguen en redondo (PAraty , R.J. 2012)

La otra vez observé, tuve la fortuna de ser con la inmensidad (En una isla a la que me lancé nadando, R.J. 2012)


jueves, 3 de octubre de 2013

Madurada tarde

Tuvo porosidad el presente.
Lineas que se cruzaban,
hilos como tormentas.
Presente devenido inevitable
trazando la madura tarde,
casi noche plomiza,
casi violácea sudestada,
casi hilvanado retazo
-de la noche a la mañana-

sábado, 22 de junio de 2013

Noche Rama

Una nube de azul profundo
desata la noche
Como si chorreara de ella
la posibilidad del sueño
La noche de rama
(derrama)
resplandores y sombras
de lagos que fulguran
profundidades y misterios.

martes, 7 de mayo de 2013

Si seco un llanto

Pero otra vez la sed infinita de sacarmelo todo de encima,
no quería, quería, despertate, decí algo que me tranquilice
que me saque de esta incredulidad de todo
ya se, ya me lo habías comentado
nada era posible
pero continuaba, obstinan dome en quererte, porque?
eras vos y no eras vos, era yo multiplicándome en las paredes de un cuarto de caducidad inmediata
irme, por toda solución, retirarme de las sensaciones de todas esas mañanas
en las que mirar para afuera me abandonaba,
irme, irme, irme
escribir las mañanas irresueltas. Creía estar probandolo todo, por una mínima sensación de descanso!
por un rato de creer que si, que es posible,
que nada en el llanto justifica las horas inverosímiles, porque tampoco existen tales horas.
Porque tu recuerdo igual se iría perdiendo en tardes otoñales, porque tus ojos irían tornándose ocres
al tiempo de las pisadas de las maquinales horas despertadas,
tan nuevo, tan viejo...
estaba cansada, hastiada de seguir y seguir rondando las mismas sensaciones
pero no encontraba otra manera
me entusiasmaba una tarde con el templado abrazo
me desencantaba una mañana en la que estabas al lado mío y no estabas
te creía en la mirada, me dejabas sola cada vez con tu silencio.
Creía que si, y en seguida creía que no, la casa se me iba poblando de situaciones inconclusas,
de colores sin terminar, de excusas para pasar el tiempo y no dormir y dormir  abrazado al tedio.
Que se yo, te creía e inmediatamente , la mañana siguiente, te perdía nuevamente,
quería saber que era cierto, quería saber que sentimientos me dedicarías...
Y de esos pensamientos ya no quería saber nada más,
pero recurrían a abrazarme las tempestades emocionales,
y no me dejaban en paz, pero era vos el que estabas ahí abundando mi intimidad,
quizás no lo hayas entendido, quizás no entiendas quien soy yo. Quizás nada te alcance
que se yo...
Debía irme, irme , irme, por toda explicación, cerrar la boca, e irme.
Y dejar de lado las tarde de lluvia de otro tiempo, y dejar atrás los ojos claros,
pensar en lo nuevo que vendría, dejar entrar la luz de otro barrio, dejar entrar otro abrazo
en mis noches deshojadas de amor.
Quería parar de suceder, quería verte suceder en la mirada, querer la manera en que me quieres,
descansar, que si sea posible, no este desgano infinito por las horas amanecidas solitarias y no tanto,
por el rechazo de un abrazo.
Tu mirada esquiva me deja a solas con mis sensaciones.
Quería de querer lo bueno, que seque un llanto.


miércoles, 1 de mayo de 2013

Colección de antiguedades

Desde estos cuadrados de tela
hacia aquellos cielos plomizos
una fabrica humea cerca nuestro
el tren atraviesa desvencijado

Miramos apoyando la cabeza
sobre el vidrio, colgando un techo;
tocamos los cuerpos desconocidos
cada pensamiento es el paisaje

Podríamos ser soledades trasladándose, rebotando en las paredes de un continente.
Llorando desaparecidos entre la desesperación por llegar y la intensidad de sentirse.
Bailando, tocando algún borde,
....cerrando los ojos,
subiendo y bajando escaleras,
invisibles, volando entre coches, devastando edificios
desdoblados, ahora el tiempo podía encontrarnos sobrevolando algún río
y ejercitar la espera subidos a un trayecto que nos devele el cuerpo
traslado, concreción

Un viejo coche celeste y blanco, lustroso, grande y preciado
se extraviaba en mi,
no estaba en la cuadra de mi casa
no estaba de ahora en más
y acudían a la noche cerrada, húmeda y antigua
algunas manos que a través del amor
podían sostener.
La noche se había extraviado de viejos vehículos de colección, que abundaban ahora en la cuadra de mi barrio, ya no estaba mi preciado ejemplar de antigüedad  La noche estaba cerrada para siempre. Y encontraba espacio en el amor, la única posibilidad.

Atravesaré aun con el llanto desbordado
aun con la contracara de todo
Voy a ir a pesar de las noches de un paisaje que desaparece en la noche.

http://www.youtube.com/watch?v=2auIuJw71-A


viernes, 26 de abril de 2013

Quería escribir un movimiento, una vibración en el aire.
Estamos todos grabados con sueños forjados de algún deseo sucedido,
 pero es la experiencia inmediata, en la cual toda historia vuelve a cobrar sentido-
Que había sucedido con las horas dulces? Dónde estaba el abrigo? Ya no...
Extrañarlo todo, por perdido. Todo desaparecido.
El rostro vuelto, la cara vuelta desmadrada.
Mi madre no me responde hoy.
Crecí, porqué tanta tristeza?
Rota, me gustaría decirte algo que perdure en algún lugar.
Somos prisioneros de nuestros pensamientos.


miércoles, 24 de abril de 2013

tornarse anaranjados los cobrizos días
escasos de hogar
todas estas, las infinitas noches
dedicadas a la fragilidad del amor
la luz perpendicular de este otoño
ya no señala hacia dentro
ahora sucede que en las maduradas tardes
esperas la dulce tranquilidad de un abrazo


jueves, 21 de marzo de 2013

y no quedaba otra

Lo bueno era la aparición del humor, absurdamente ella lloraba y se reía como si se tratase de la misma cosa y a su amiga qué la miraba había dejado de comprender si la cosa iba en serio o era producto de un rapto de locura pasajero, lo más cierto de todo era la determinación de no sufrir más, ridículamente ella se reía mientras lloraba y fumaba en la cocina, metiéndose los dedos entre el cabello, agachada en un extremo de la cocina la qué hacía tiempo había abandonado, su amiga la miraba y la dejaba en paz, le devolvía el humor a las horas venideras, la calma de saber que podíamos escuchar Serrat y entender que si, que ahora es así, que tu amiga sabe que vas a estar más equilibrada en algún momento, porque ella se puso a escuchar los temas más tristes de amor que conocía y se acordaba de su mamá, dramática y novelera, y se acordaba de todos los años en que deseo profundamente sentir lo que ahora, lo que estaba pasando! todo nuevo, por recomenzar y rehacerse, todo posibilidad, y un llanto amargo a despedirse. Pero qué visión nefasta para encubrir un capricho infinito, y todo ese escandalito porque estás vos enamoradita y al flaco le da lo mismo. No la podés creer, que desaparezca todo el mundo hasta que le puedas sonsacar un sentimiento intenso, hasta que llegue rodando de amor hasta tu casa pidiendote que no te vayas! qué no lo dejes! Se reía a carcajadas mientras moqueaba un poco por saberse en calza de ciclista y sin peinar en su pieza que tenía todo el sentido y escuchaba a Banana " Tarde o temprano" y nada describía mejor su vida que esa grasada, cursi y banal, ella era con Banana y con Andreíta del Boca en" celeste siempre celeste" y ese nombre que no le gustaba por diversos motivos,  llorando con el noticioso y pensando en los gatos que se le iban a adosar al cuerpo cuando la vejez. Y se reía y lloraba al mismo tiempo, por favor, que vuelva la cosa seria de la vida, la coherencia te pedía a gritos que dejaras de pelotudear.

sábado, 16 de febrero de 2013

abundancia sin esencia
rayones de tempestades amarillas

imágenes dislocadas
las canciones tienen su propia melancolía
principio solitario
tenaz intento por recuperar el encanto
ave del nuevo pensamiento
palabras caídas
asediaba el silencio
detener un poco la palabra

viernes, 15 de febrero de 2013

Los desbordes de un río en el que nunca estamos solos. Quería olvidar el tiempo anterior y los rostros alarmante que me trazaban y enseñaban el respeto, audaz, abismal por la palabra.
Me enoja la palabra que no puedo sentir.

Recuerdos del silencio

Nos sacamos las horas de encima,
las horas como pesados sueños.
Resueltos a saber; ¿de qué hondos sentimientos se imprimirá el universo?
Observé unas manos nuevas
y la mirada se impregnó de todas las manos que grabaron con su tacto
diversos, informes, incomprensibles, cálidos y aun silenciosos...
Recuerdos en mi silencio.

Refacción de la luz

Principios de lo que sucede.
Sin tener que decir,
las cosas se irán explicando a su tiempo y en tanto su propia forma sea.
Finales, caducidad de todo lo que tocamos.
...Y ser la sed del otro. Ausencia.
Abrir ese espacio que no es
-contorno y vacío-. La boca.
Abrir el silencio y dejarnos caer en el deslizante reflejo de la mirada.

El Delta

El silencio decide ausentar-se de cualquier definición de mundo.
¿Y si cualquier experiencia ausente (para vivenciarse a sí misma) pudiese estar existiendo/habitada de otras dimensiones?
Entonces la vacuidad ha sido instalada...
Es preciso tener la experiencia del mundo para susurrar/entrever respirar hasta caer colmado de él.
Experimentar, al menos, la desesperada idea de no estar y decir  (desde un suelo arcilloso):
-tengo una  impresión, EXISTO.

Las manos

Estaba recostada la madera
fundiéndose con la tierra
a punto de encenderse
o casi cerca de guarecernos.

Ya sucedió en la roca,
el encuentro mineral
despertó en los ojos
la necesidad de las manos.

Primero fue existir
              (de algún modo)
y fue siempre esa respuesta.
La invisibilidad mudó humildad
por toda arrogancia adquirida.

Puesto que no había una forma
habrían sido diseminadas
               (ideas del mundo)
y aparecían las ventanas señalando la nada
- si dejas el mundo secundado a la mirada-.

Los vacíos yuxtapuestos.
El  mundo no es pre-existente
atisbo de realidad-es
para dejar de contemplar universos hundidos.