miércoles, 20 de agosto de 2014

Controlcécontrolvé/Patrimonio

La primera desconexión, un recorrido.
Para robar historias de amor es necesario volver extraño el recuerdo. Quizás actualizarlo,  el recorrido va adentrándose en la experiencia y al llegar a...pongamos por ejemplo un centro, que puede ser un costado según como se lo mire, al llegar al centro, el onírico paisaje de la noche, la que se sueña a si misma, sucede lo que esperábamos que sucediera MUJERES-PERRO, una ruptura en la sistematicidad generó la dislocación. Toda maquina posee y muestra su falla y en la maquina de ensoñaciones que exhala la noche permite a la expresión ser como pueda ser.
¡Un momento! ¿¡Quién está dislocado!? O soy yo la maquina que falla, mi percepción se desintegra.
Y que cosa es la perfección sino la ruptura de toda habitualidad, porque suena bien y porque es cierto.
Una maquina de soñar, los prisioneros de la noche, relieves nocturnos, son furtivamente atrapados bajo sonoros deslizamientos adheridos al espacio. Presente adhesivo.
Tibios, volumétricos hombres, perpetúan un sueño, adheridos a un presente (algún presente).
Museo de cera, devuelve la vida a los durmientes...lo posible es deshilvanar.
Ctrl X. Borrar

3 comentarios: