viernes, 15 de febrero de 2013

Los desbordes de un río en el que nunca estamos solos. Quería olvidar el tiempo anterior y los rostros alarmante que me trazaban y enseñaban el respeto, audaz, abismal por la palabra.
Me enoja la palabra que no puedo sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario