lunes, 12 de noviembre de 2012

imprecisas vaguedades

Desconozco si hay una manera, la forma denudada de los cuerpos espaciales, me miran, me ven mirar.
. -quisiéramos tantas cosas, ver tantas cosas, mirar por el ojo de las mañanas (de las mejores maneras de mañanas)-
Desconozco cuál es la mejor manera, no es la posibilidad, la de tu estancia gris, la posibilidad es la estancia verdecida de menta, de irresistible menta! madurada en los rincones de una tardecita alejada, distanciada, de mediados de vientos, con la calidez de los sonidos manantiales del susurro familiar y una mirada brillante de fugaces ganas de devorar el mundo. Porque veíamos ansiadas permanencias en la existencia, aún no era la sequedad de lo exagerado del sol, para ese entonces ya debía ser río la propuesta de presentes, ahoras. Ojalá que seas presentes, ojalá que orades e inundes los surcos resecos de mis extrañezas, mis vagas formas de ser imprecisa; ojalá que reverdezcas la riqueza de tus ojos, manantiales de infancia. -Ojalá que escuche tu señal cuando quieras llegar de cerca-

No hay comentarios:

Publicar un comentario