lunes, 23 de mayo de 2016

La quinta temporada II

Otra temporada, profundamente, entre medio de sueños
arrebatos de nostalgia, sinsabores de la tarde noche.
Pensar que es insuficiente, deseo es falta.
Ausencia, invernal llegada del desvelo.
Otra cosa sería ver que es posible la mañana
el encanto de saber perder lo que no puede poseerse.
Y sino interroguemos a las noches,
pensar que queríamos detener ese tiempo magnifico
en el cual no estaba agotado el intento.
Alguna verdad percibida, sabés bien de que se trata,
Y sin embargo acontece y devenimos en el error,  No hay nada que crezca
en la aridez de un invierno de cemento.
Escaleras sin apoyo, balcones sin acabar, eternos techos que se elevan
y aplastan mis expectativas. No pude discernir, no pude saber quien era quien,
y enfermé de desilusión. 
Otra vez, de nuevo voy a intentar sacar un ala, volar un poco, no escuchar los relatos
de pobreza que se meten en mi.
Quien quiesiera sacar de aquí al mendigo que me atormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario