sábado, 6 de junio de 2015

Aguante Carlitos



Algo está muy lejos...
¿De qué hablar? Si apenas se puede pensar con claridad, si apenas nos miramos, nos llenamos de miedo, despavorido.
Ella tiene quince años, está esperando una bebita. Mad World, la muerte le llena los días.
El tiene 16 años, vive lejos de su familia y la vida por Aldisivi, su papá es lo más importante, y la muerte le llena los días. No tomorrow.
Ella tiene 40 años se acaba de separar, está tan triste, no sabe quien es, siempre miró a los otros para saberse ella misma.
El tiene 35 años, no tiene papá y no sabe decir te amo. No cree que le falta algo.
Y Guadalupe grita -¡Aguante Carlitos, Aguante Carlitos! Tiene 5 añitos y juega en el pasillo del Bº Carrillo, en el carro vacío de algún cartonero que no conocemos, juega con los otros nenes, mientras los grandes lloran por Carlitos. -Dios no existe- dice ella, tendrá 40 años, ya perdió tres hijos. - ¡Aguante Carlitos! ¡Aguante Carlitos!-. Demasiada muerte, demasiada vida. No se puede ni pensar.
¿Qué estamos haciendo?
Salió el sol, después de la bruma que relajaba el cielo hacia la tierra, el aire grávido. No se entiende nada. Es otro tiempo, es otra edad. Son tantas las razones y tan pocas que se asfixian los días cansados de pasar, de pasar, de pasar. Pero si te pierden Carlitos...Guadalupe grita y si te pierden, Andrés sos la razón de vivir de unos niños que no lo son tanto y en realidad si te pierden digamos que nos falta, que nos quita una parte.
La gente que se reúne ahora hace un asado. También otros están en un retiro conectándose con algo. Y yo estoy tratando de decir que lo siento todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario