miércoles, 4 de julio de 2012

My Funny Valantine

La espera, quedar quieto suspendiendo las acciones de un pensamiento. La espera es retenida, es caminar por la noche iluminada de los coches deambular por calles que fugan que se pierden a la deriva de un pensamiento, la linea recta de los primeros intentos, era tan sencillo como contar el entusiasmo de los inicios, la vida es retenida, no hay verdad en las partes desgajadas de proceso, cuando hablamos las otras noches, fue cuando no dijimos absolutamente nada decible, por eso nos colgamos de las sensaciones de un pensamiento que está comenzando a ser materia dislocada de la tierra, cuando pensaste, la otra noche, en ir hacia la premura, hacia esos inicios impulsivos, corrompidos de espontaneidad de tu miedo midiendo la valía del brillo de unos ojos, de tratando de ocultar ese sencillo sentimiento que a nadie contabas, susurrando, simulando con la voz el silencioso discurrir de los pensamientos, ¿por qué decir silente? por qué no asumir que ya está siendo observado todo lo que recae, susurrando que no querías pasar inadvertida, que no era el mismo brillo cuando podrías aparecer tu y cambiar el mundo de una canción, tenías miedo un mayor deseo, deseos ínfimos venían a satisfacer las banalidades del tiempo cero," my funny valantine".

No hay comentarios:

Publicar un comentario