martes, 15 de noviembre de 2011

Observación

La palabra observación, no! no es una palabra, un poco después es palabra, observación es acto, una acción. Puedo decir verbos como correr, pero me parece que la observancia no alcanza a definir observación. Puedo decir mirar y de todos modos no alcanza a definir lo que me implica decir observación, hacer observación. Me implica a mi, implica a un otro, implica distancia, implica un estado. Porque mirar puede suceder de todos modos, abrimos los ojos y miramos y vemos aunque sea de manera confusa. Pero observancia me implica una predisposición a algo, observar para comprender, la voluntad... eso implica. Un acto voluntario de deseo de entender lo otro con mirada atenta y durativa. No uno y luego otro, sino al mismo tiempo la observación, como posibilidad de abrir canales para que lo observado se articule con las leyes de lo propio, sin ignorar que sucede simultáneo a la observación de lo que no es si mismo, con distancia, a su vez abierto a suceder con el otro. Eso podría ser amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario