martes, 4 de octubre de 2011




La  mano quedó suspendida, fue la única manera de comenzar.
¿ Qué sensación de opresión nos puede exigir el hecho creativo?
Y digo exigir, por una necesidad de supervivencia, poner en los límites de lo sensorial;
Un grito demandado.
Pierde importancia la investidura, no es lo que sale a enfrentar a un otro,
en esta inagotable fuente de recursos , ¿quién dice?
Lo que sale al encuentro dibuja el contorno de una expresión;
 ¿me oprimo cuanto tu te liberas? Yo me libero cuando puedo comprender las leyes de tu posibilidad.
Quiero ser afectado en el mundo, la decisión es ir al encuentro de las subjetividades que a veces dicen de un grito engullido,
 y en la expectación nos recordamos nuestra condición, irremediable
 condición.
La piel pregunta por tu borde,
y un pacto que se establece entre el que afecta y el que es afectado cuya condición (de pacto) se da en la legalidad que permite mirar lo propio como a un otro.

Mercedes Osswald

No hay comentarios:

Publicar un comentario